LA IMPORTANCIA DEL OBJETIVO

 Y ahora que estoy inmerso en el maravilloso mundo del ejercicio y del gimnasio, todas las mañanas me voy o a correr o al gym. Y allí fue donde hice una reflexión.

Estaba postrado en una máquina que sirve para hacer cuádriceps y gemelos, yo estaba ejercitando los segundos. Ya estaba en la tercera serie, me faltaba una para concluir el ejercicio. Y fue cuando miré al monitor de sala y me empecé a imaginar la siguiente película. Le podía preguntar acerca del ejercicio de gemelos que estaba ejecutando y qué diferentes modalidades podían yo realizar para fortaleces más los gemelos. Me imaginé su respuesta, -¿qué parte del gemelo? ¿el gemelo interno o externo? ¿qué tipo de gemelo quieres conseguir?-.

Me fijé alrededor y había unas cuantas máquinas con las que podría trabajar el gemelo de diferentes maneras y, entiendo, conseguir diferentes resultados. De aquí la importancia de tener clarificado el objetivo. Qué gemelo quiero conseguir, cuándo lo quiero conseguir, cómo quiero trabajar mi gemelo para tenerlo de la manera que yo quiero, etc.

¿Os imagináis que no tenga claro al entrar en el gimnasio qué tipo de gemelo quiero conseguir? ¿Os imagináis que entre en el gimansio sin saber qué cuerpo deseo tener? Pues imaginaos que lo que quiero es desarrollar un tríceps potente y bien definido, pero como no me he parado a hacerme la pregunta de qué músculo quiero trabajar, pues no lo sé y no me lo he marcado como un objetivo. Empezaría a probar con todas las máquinas, ejercicios de peso libre y todas las diferentes versiones que tiene cada máquina. Contando que voy al gimnasio 4 horas a la semana y que cada hora podría trabajar unos pocos ejercicios, y que necesitaría muchos días para probar todas las máquinas, ¿cuándo creéis que se me empezaría a marcar el tríceps?

De aquí la reflexión, en el gimnasio parece algo evidente pero, ¿y en la vida?. ¿Lo que realmente queremos conseguir lo tenemos claro? ¿Nos hacemos esta pregunta? ¿Desarrollamos y diseñamos un camino para llegar a nuestro objetivo?. Creo que es difícil llegar a nuestro objetivo si ni tan siquiera lo tenemos marcado como objetivo, quizás deleguemos en el azar la manera de que lleguemos a buen puerto.

Y ya lo decía Lucio Anneo Séneca allá en el 45 d. C.

«Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable»

La Importancia del Objetivo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *