MI ELEFANTE DEL 2015

Y es que ya estamos en el 2015 y con todo lo que ello conllevo. ¿Y qué conlleva? Propósitos, deseos, objetivos, retos, ilusiones y…¿para qué?. Pues para sentirnos felices, llenos y realizados, digo yo. 

Ayer por la tarde estaba sentado en mi DSW, con lápiz en mano y mirando al techo, organizando y visualizando en mi mente todo lo que quería conseguir en este año, estoy a tiempo. Y en vez de plantearse como algo excitante y lleno de ilusión, se estaba tornando en algo excitante y lleno de frustración. ¿Cómo podía ser esto? Yo sólo estaba pensando y recreando todas las experiencias que quiero vivir este año, los proyectos nuevos que quiero llevar a cabo, el cuerpo que quiero tener para abril, el dinero que quiero tener en diciembre, las comidas y organización de mi cocina, los viajes que quiero hacer, la gente con la que me quiero reunir… Todas estas ideas se me estaban agolpando y formando una gran pelota, un gran ovillo de lana el cual no sabía ni por donde atajar. Ya no eran los maravillosos propósitos que escribí el día 30 de diciembre del 2014 sino un gran foco de agobios!

Una vez leí, en algún blog, la metáfora del elefante. Yo he diseñado perfectamente un magnífico elefante para el 2015 que me quiero comer y no dejar rastro. Pero el animal se ha vuelto enorme y no sé por dónde empezar, y creo que en estampida me va a pasar por encima! 

Después de tal agobio decidí descuartizarlo antes de que lo hiciese él conmigo.Voy a ir parte por parte comiéndolo y digiriéndolo, de una sola vez no podré, pero quizás en partes pequeñas sea más saludable. Cogí escuadra y cartabón y diseñé dos calendarios y,  con la agenda a un lado, plasmé en papel hora a hora, minuto a minuto lo que iba a empezar a hacer desde hoy mismo. 

Hoy ya es un día diferente, con sensaciones diferentes y horario diferentes. Yo me siento mucho mejor así, algo tan sencillo como plasmarlo en un papel ha hecho un efecto sanador en mí.

¿Y tú cómo te vas a comer tu elefante?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *